Un mayor interés en mantener un estilo de vida saludable ha impulsado estudios recientes sobre los beneficios para la salud de nuevos alimentos funcionales como las semillas de chía, las bayas de acai y el vinagre de sidra de manzana, todos los cuales tienen características nutricionales y de prevención de enfermedades importantes. Las semillas de chía, en particular, a menudo se denominan «superalimento» o alimento funcional.

¿Qué son las semillas de chía?

Los intereses de la investigación en las semillas de chía se debieron a su alto contenido de ácidos grasos ω-3, con un papel potencial en la reducción de los riesgos de enfermedades crónicas como diabetes, trastornos cardiovasculares, enfermedades del sistema nervioso y enfermedades inflamatorias. La chía pertenece a la familia de las plantas oleaginosas Lamiaceae , que se origina en el sur y centro de América.

Las semillas de chía son cada vez más populares como alternativa sin gluten, y el grano está ampliamente disponible como semilla, aceite y harina. Además, las semillas de chía a menudo se incorporan en varios productos alimenticios como el pan multigrano, los cereales y las barras nutritivas como resultado de sus propiedades nutricionales.

En cuanto a su contenido de macronutrientes, las semillas de chía contienen carbohidratos (42,12 g / 100 g), grasas (30,74 g / 100 g), fibra dietética (34,4 g / 100 g) y proteínas (16,54 / 100 g). Estas semillas también contienen antioxidantes en cantidades significativamente más altas que muchos otros cultivos y son ricas en compuestos fenólicos, que son conocidos por su contenido de antioxidantes.

Fibra

La fibra dietética se compone de varios compuestos que incluyen polímeros de carbohidratos vegetales, oligosacáridos y polisacáridos como hemicelulosa, sustancias de pectina y celulosa, todos los cuales pueden estar asociados con componentes que no son carbohidratos y lignina. Estos incluyen ceras, saponinas y phyayes.

Las semillas de chía tienen 2,3 veces más fibra por cada 100 gramos que la avena, 8,3 veces más que el maíz y 9,8 veces más que el arroz. Dos cucharadas, o 10 gramos, de semillas de chía, correspondientes a más de un tercio de la ingesta diaria recomendada de fibra.

La ingesta diaria total de fibra es un componente importante de la dieta. Algunos de los beneficios para la salud asociados con la fibra incluyen una reducción de la colesterolemia, modificación de las respuestas glucémica y de la insulina, mejora del tránsito gastrointestinal y actividad antioxidante. La fibra también realiza una función de unión de grasa que permite la formación de gel, que se sabe que contribuye a la saciedad. La fibra también está asociada a un efecto quelante que sirve para quelar los iones.

La proporción de fibra dietética soluble (SDF) y fibra dietética insoluble (IDF) proporciona información importante sobre los efectos nutricionales y fisiológicos de las semillas de chía. La American Dietetic Association recomienda ingestas de fibra entre 25 y 30 g / día para adultos, con una relación IDF / SDF de 3 a 1.

El contenido de SDF y IDF de las semillas de chía es similar tanto para las semillas de Jalisco (6.84 y 34.9 g / 100 g, respectivamente) como para las semillas de Sinaloa (6.16 y 32.87 g / 100 g, respectivamente). Gran parte de la textura mucilaginosa de las semillas de chía se puede atribuir al SDF en las semillas de chía, ya que estas semillas se componen principalmente de azúcares neutros (NSSDF) que forman la estructura del mucílago.

El alto contenido de NSSDF de las semillas de chía contribuye a la capacidad de estas semillas para reducir el colesterol y ralentizar el tránsito de los alimentos en el intestino, lo que puede regular el azúcar en sangre después de una comida. Las semillas de chía mantienen esta propiedad a bajas concentraciones de agua, durante las cuales se forma una cápsula de gel alrededor de la semilla al entrar en contacto con el agua.

Compuestos polifenólicos

Los compuestos antioxidantes reducen el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. Estos compuestos también ofrecen protección contra otros trastornos como la diabetes y la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

Las semillas de chía contienen tocoferoles, fitoesteroles, carotenoides y compuestos polifenólicos, todos los cuales exhiben actividad antioxidante. La presencia de estos compuestos sirve para eliminar radicales libres, quelar iones y donar moléculas de hidrógeno.

Los ácidos cafeico y clorogénico son los antioxidantes dominantes, que se sabe que inhiben la peroxidación de lípidos. Estos compuestos son antioxidantes significativamente más fuertes en comparación con las vitaminas C y E.

ácidos grasos ω-3

De particular interés para la investigación es el alto contenido de ácidos grasos alfa-linolénicos (ALA) en las semillas de chía. La característica más importante de las semillas de chía es su alto contenido de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) de los cuales 55-60% es ácido linolénico (ω-3) y 18-20% ácido linoleico (ω-6). Combinados, estos lípidos comprenden del 25 al 40% de los AGPI de las semillas.

Los PUFA, como el ALA, son importantes para la nutrición humana, pero deben proporcionarse como alimento, ya que el cuerpo humano no puede sintetizarlos de forma natural. En las semillas de chía, el 60% del aceite se deriva de los ácidos grasos w-3. Los ácidos grasos ω-3 pueden bloquear las disfunciones de los canales de calcio y sodio, que pueden causar hipertensión, así como mejorar la variabilidad de la frecuencia cardíaca y proteger la arritmia ventricular.

Estudios previos han encontrado que cuando las semillas de chía se utilizan como harina para la producción de pan, surge un mejor perfil de lípidos en el producto horneado como resultado del mayor contenido de ácidos grasos w-3 y una mejor relación w-6: w-3. . Los ácidos w-3 pueden reducir los niveles de colesterol, regular el ritmo cardíaco y la presión arterial, minimizar el riesgo de coágulos sanguíneos y disminuir la inflamación sistémica.

Proteína

El contenido de proteína de las semillas de chía es de alrededor del 15 al 24%. El principal componente proteico son las globulinas, que comprenden entre el 52% y el 54% de las proteínas de almacenamiento totales, así como las albúminas, la glutelina y la prolamina, que constituyen del 17,3% al 18,6%, 13,6% y 17,9% del contenido de proteínas de las semillas de chía. respectivamente.

Las globulinas son una rica fuente de aminoácidos glutámico, aspártico, aromáticos y azufrados. En general, estas globulinas contienen aminoácidos esenciales que incluyen leucina, lisina, histidina, valina, isoleucina, metionina, treonina, fenilalanina y triptófano. Estos aminoácidos también juegan un papel en la actividad metabólica.

El ácido glutámico está asociado con la estimulación del sistema nervioso central y la resistencia atlética. El ácido aspártico también contribuye al funcionamiento adecuado del sistema nervioso y a la regulación de las hormonas. De manera similar, los aminoácidos que contienen azufre están implicados en la función de las estructuras terciarias y cuaternarias de las proteínas. Además, las semillas de chía también son una fuente potencial de péptidos bioactivos, que pueden actuar como agentes protectores contra los procesos oxidativos.

Los ácidos grasos w-3 y w-6 en el aceite de chía se prestan para aplicaciones cutáneas porque pueden inhibir la hiperpigmentación de la melanina. Más específicamente, estos ácidos grasos pueden regular negativamente la expresión de genes relacionados con la melanogénesis que codifican proteínas melanogénicas clave. Estos compuestos fenólicos también poseen propiedades antioxidantes que pueden mitigar el efecto de los oxidantes que promueven el daño celular.

Las semillas de chía también poseen efectos cardioprotectores. Por ejemplo, los ácidos grasos w-3 pueden mejorar la salud del corazón, como lo indicaron estudios previos que demostraron que el aumento de la absorción de ALA puede disminuir el riesgo de mortalidad por insuficiencia cardíaca.

Otra investigación reveló que los beneficios clave de las semillas de chía en el sistema cardiovascular incluyen una buena fuente de ácidos grasos w -3, mayor contenido de fibra y hierro, así como mejores perfiles de calcio y magnesio en comparación con la leche. Este estudio también demostró la capacidad de las semillas de chía para estabilizar los niveles de glucosa en sangre en pacientes diabéticos, prevenir el infarto de miocardio y los accidentes cerebrovasculares al inhibir la agregación plaquetaria y reducir la presión arterial.

Conclusión

En resumen, las semillas de chía son un grano antiguo cuya creciente popularidad en todo el mundo está impulsada por su perfil nutricional que ofrece una gran cantidad de beneficios funcionales. En particular, ALA coloca a las semillas de chía como una excelente fuente de ácidos grasos w-3, que se han asociado con muchas funciones fisiológicas positivas en los seres humanos.

Además, las semillas de chía son una buena fuente de antioxidantes que tienen efectos protectores cardíacos, hepáticos, antienvejecimiento y anticancerígenos. Las semillas de chía también son una gran fuente de fibra dietética, que es beneficiosa para el sistema digestivo y juega un papel en el control del desarrollo de la diabetes .

A nivel macromolecular, las semillas de chía contienen ácidos grasos insaturados, proteínas sin gluten, vitaminas, minerales y compuestos fenólicos, todos los cuales son componentes esenciales de una dieta sana y equilibrada. A nivel sistémico, las semillas de chía pueden tener un papel terapéutico en la diabetes, dislipidemia e hipertensión, además de tener un papel importante en los procesos antiinflamatorios y antioxidantes. También se ha informado que las semillas de chía proporcionan propiedades antidepresivas y analgésicas, como así como posibles funciones de apoyo en la visión y los procesos inmunitarios.

Referencias

  • Ciudad-Mulero M, Fernández-Ruiz V, Matallana-González MC, Morales P. Adv Food Nutr Res. 2019;90:83-134. doi: 10.1016/bs.afnr.2019.02.002.
  • Melo D, Machado TB, Oliveira MBPP. Funct de alimentos. 2019; 10 (6): 3068-3089. doi: 10.1039 / c9fo00239a.
  • Orona-Tamayo D, Valverde ME, Paredes-López O. Capítulo 17 – La chía, la nueva semilla de oro del siglo XXI: propiedades nutracéuticas y usos tecnológicos. En: Nadathur SR, Wanasundara JPD, Scanlin L (Eds) Sustainable Protein Sources (págs. 265-281). Prensa académica. doi: 10.1016 / B978-0-12-802778-3.00017-2.
  • Valdivia-López A, Tecante A. Capítulo dos – Chía (Salvia hispanica): una revisión de la semilla nativa mexicana y sus propiedades nutricionales y funcionales. En: Henry J (Ed) Avances en la investigación de la alimentación y la nutrición (págs. 53-75). Prensa académica. doi: 10.1016 / bs.afnr.2015.06.002.
  • Ullah R, Nadeem M, Khalique A y col. J Food Sci Technol. 2016; 53 (4): 1750-1758. doi: 10.1007 / s13197-015-1967-0.
  • Kulczyński B, Kobus-Cisowska J, Taczanowski M, et al. Nutrientes 2019; 11 (6): 1242. doi: 10.3390 / nu11061242